Campismo

Con el término campismo, nos referimos, a las técnicas de acampada que debemos conocer para que nuestras actividades en la naturaleza, tengan éxito. La mejor forma de aprender estas técnicas es la experiencia. La primera vez que vamos de acampada con nuestro Grupo Scout, o con los amigos, nos daremos cuenta, de lo importante que es saber hacer bien la mochila o como montar correctamente la tienda de campaña.

 

LA MOCHILA

Lo importante es la forma en que hagamos la mochila. Dependiendo de la actividad, su duración, etc. será aconsejable un tipo u otro de mochila, ya que en el mercado disponemos de una gran variedad de marcas, formas y precios.

 

Si queremos la mochila para ir una tarde al bosque con los amigos, tendremos suficiente con una sencilla de unos 35 litros de capacidad como máximo.

 

Si por el contrario, pensamos pasar un fin de semana fuera, debemos contar con una mochila de unos 60 litros de capacidad, y si lo que pretendemos es un campamento de quince días, es aconsejable una mochila de 70-80 litros.

 

ESCOGIENDO MOCHILA

No hay una regla general de la mochila adecuada, debemos escoger la que mejor se adapte a nosotros y a nuestros objetivos.

 

-Tiene que ser lo más cómoda posible. El almohadillado de las correas, espalda (y cintura en las más grandes) debe ser de calidad. Algunos modelos tienen un diseño que permiten una gran ventilación para la espalda y la regulación de su altura, esto último es muy confortable. Debe incorporar correas de carga para el pecho y la cintura.

 

-Resistente al desgaste y a la abrasión.

 

-Ligera. Algunas llevan armazón, no son muy aptas para excursiones de un día por que incrementan el peso 1 o 2 kg, en cambio el armazón es ideal para estabilizar la carga e incluso es recomendable para salidas de más de un día y cuando llevamos ya un considerable peso porque descarga parte en la cadera aligerando los hombros.

 

-La capacidad dependerá del uso y de los días de marcha. Normalmente la capacidad de las mochilas viene denominada en litros, siendo las de 30 litros, como antes indicamos, las mas recomendables para pequeñas excursiones de un día.

Las de 30 a 55 litros son las mas extendidas, son las utilizadas para salidas de 1-4 días. Finalmente las de 60 litros o más se usan para campamentos, expediciones y salidas de varios días.

 

-Si es impermeable mejor que mejor.

 

-Cuantas menos cosas llevemos colgando de la mochila menos nos molestarán en la marcha.

 

-No está de más una cremallera en la parte inferior para poder acceder más rapido a los objetos del fondo.

 

¿COMO HACER LA MOCHILA?

Es muy recomendable hacer una lista antes de organizar la mochila. Guiándote por la lista, vas buscando todo el material, y organizándolo encima de la cama a la vez que lo vamos anotando. Asegúrate de tener todo antes de meter las cosas en la mochila y evitarás sorpresas.

Para colocar las cosas, debemos recordar que la mochila es una “bolsa de bolsas”; todo lo que pongamos dentro de la mochila debe ir metido en bolsas de forma agrupada, de esta forma evitaremos que se nos mezcle la ropa sucia con la limpia, o los elementos de cocina, etc. y además encontraremos mucho mejor las cosas.

Para meter las bolsas en la mochila debemos usar un criterio de uso; aquello que vayamos a utilizar primero, lo pondremos en la parte superior o a mano (debes recordar que algunas disponen de cremallera en la parte inferior).

 

Debemos aprovechar el espacio al máximo, los huecos libres inutilizan hasta un 30 % de nuestra mochila. Debemos compactarlo al máximo (excepto cosas frágiles). En los bolsillos laterales podemos poner las cosas que usemos habitualmente: bolsa de aseo, cubiertos, elementos de cocina, etc.

Mientras hacemos la mochila, debemos ir repartiendo uniformemente el peso, sobre todo si tenemos andar con ella muchos kilómetros, es necesario evitar que el peso mayor se sitúe en la parte superior y es conveniente que la espalda apoye correctamente sobre la mochila.

Debemos cuidar meticulosamente no cargar demasiado, es decir elegir muy bien el material que vamos a necesitar para no cargar inútilmente con cosas innecesarias.

 

LA ROPA:

Escoger ropas ligeras, aislantes y transpirables para afrontar condiciones extremas de temperatura. En determinados casos y dependiendo de la ruta será necesario también que sean bastante resistentes al desgaste y la abrasión.

Hay que tener en cuenta que lo que nos mantiene “calientes” es la capacidad de generar o retener calor por nuestro cuerpo al realizar un ejercicio, sintetizar los alimentos, o la cualidad de una prenda de retener la temperatura correcta. Y a su vez, lo que nos mantiene “frescos” es la capacidad de mantener la temperatura idónea a la sombra de un abrigo natural o artificial como una piedra un árbol o una prenda transpirable.

La filosofía de las tres capas:

Una de las reglas fundamentales a la hora de vestirnos para la montaña (y al aire libre) es seguir el denominado “sistema de capas”. Consiste en utilizar la ropa como si de “capas de cebolla” se tratase.

La ventaja que tiene es que podemos quitarnos y ponernos prendas según se comporte el tiempo o nuestro estado físico; si hay o no precipitación de nieve o agua, niebla, sale el sol o se oculta, calor producido por el ejercicio, sudoración, escalofríos, etc… de esta manera se consigue gran ahorro energético para nuestro cuerpo, mayor transpiración y comodidad.

 

1. La primera capa es la que se encuentra en contacto con nuestra piel.

Debe evacuar perfectamente el sudor y la humedad, ser permeable al aire y agradable al tacto además de antialérgica.

 

– Se tiene que poder lavar fácilmente.

– Si queremos también puede retener algo el calor (ropa interior térmica).

– Cumpliendo estas condiciones nos encontraremos secos (o al menos bastante secos) y cómodos.

 

2. La segunda capa es la que mantendrá nuestro cuerpo caliente, es decir, se encargará de retener lo más que pueda el calor generado por nuestro cuerpo.

 

– No hay ninguna prenda más caliente que otra, esto es un error. Solo hay prendas que retienen mejor el calor.

– Para que se produzca esto que mejor que impedir el paso de la humedad, y el frío y permitir el paso de nuestra transpiración.

– El rey indiscutible es el forro polar; pesa poco, ocupa poco volumen, consta de grosores variables según la tarea a realizar y el frío, es repelente al agua, tiene una magnífica evacuación del vapor de agua por función micro capilar, seca rápido…

– Otra opción es llevar una prenda rellena de fibras sintéticas especiales con estas cualidades.

– En caso de mucho frío o frío extremo (sin mucha humedad) lo mejor es una prenda rellena de plumón.

 

3. La tercera capa es la exterior y la que va a encontrarse “luchando contra los elementos”. Entre sus cualidades debe contar con:

 

-Impermeabilidad al viento y al agua.

-Capacidad para poder transpirar.

-Resistencia mecánica; fibras resistentes especiales, refuerzos…

-Flexibilidad; debemos poder movernos con cierta soltura.

-Hidrófugo; esto hace que el agua resbale o se quede momentáneamente en forma de gotitas. No es una capacidad de la prenda ni del tejido, es una impregnación repelente al agua que se le da al exterior. Algunas veces vienen las prendas de fábrica con esta cualidad, aunque siempre podemos comprar algún producto hidrorepelente para aplicarlo si la prenda no lo tiene o ya se le ha retirado por el uso.

 

CALZADO

Es quizás la prenda más importante, si nuestros pies no están cómodos no iremos muy lejos.

 

En la montaña es muy importante tener el tobillo muy bien sujeto debido a lo desigual del terreno, por lo que el calzado debe ser tipo bota.

A lo largo de la jornada los músculos se van resintiendo y cansando, esto hace que las articulaciones se encuentren en tensión, y el tobillo se encuentra sometido a gran presión por lo que puede acabar torciéndose en alguna mala pisada. Con una bota de caña media-alta mitigaremos esa tensión al tener una sujeción complementaria, además de ofrecer protección ante una torcedura.

Las suelas deberán ser gruesas, anti-deslizantes (las Vibram® son las mejores), y con un dibujo de tacos bien marcado.

Según el uso que le vayamos a dar encontraremos botas más o menos características:

 

Trekking-senderismo:

-Suela flexible

-Forro muy transpirable, con varios respiraderos.

-Caña baja-media

-Con o sin membrana

 

Montañismo general (media montaña):

-Suela flexible o algo rígida

-Forro grueso o medianamente transpirable

-Caña media-alta

-Con o sin membrana

 

Nieve (alta montaña):

-Suela rígida

-Forro grueso

-Caña media-alta

-Con membrana

 

Hielo o expedición:

-Suela rígida

-Cubierta rígida articulada en el tobillo fabricada con las ultimas aleaciones. En algunos casos forro interior térmico

-Caña alta

 

Evitar uno de los errores más comunes; el estrenar el calzado en una salida.

Esto puede provocar un gran sufrimiento e incomodidad a nuestros pies produciéndonos rozaduras y heridas.

Lo mejor es “domarlas” unos cuantos días antes con paseos o salidas cada vez mas largas.

 

Unos cuantos consejos a la hora de ir a comprar las botas:

 

-Probarte ambas botas.

-Con la bota desabrochada y el pie totalmente hacia adelante, el hueco con la parte posterior de la bota debe ser suficiente para que un dedo de la mano entre por detrás del talón.

-Con la bota abrochada, los dedos del pie deben poder moverse con cierta holgura dentro.

-Sacando la plantilla y poniéndola en el suelo, poner el pie encima de forma que el talón esté justo en su posición; por delante la plantilla debe sobresalir un centímetro.

-Con ambas botas puestas y bien abrochadas, camina lo que puedas y da unos pequeños bote.

 

EL SACO DE DORMIR

Algo imprescindible en cualquier acampada es el saco de dormir, ya que la calidad del sueño es una de las cosas que más hay que cuidar. Cuando compremos un saco hay que fijarse en características como su capacidad térmica, el peso, las dimensiones o su composición. Existen sacos de pluma, de muy buena calidad e imbatibles al frío y también sintéticos de relleno suave, aislantes al frío y lavables. En cuanto a la temperatura, los sacos especifican los grados bajo cero que son capaces de soportar. Para pasar la noche de la mejor manera posible, es recomendable que el saco esté seco y que conserves calor antes de meterte en él. Un truco es cenar algo caliente y beber en cantidad puesto que el frío aumenta con la deshidratación.

 

Partes de un Saco:  01. Base espaciosa – 02. Tapa térmica en cremallera – 03. Ceñidor de cabeza – 04. Capucha ajustable – 05. Collar térmico ceñidor – 06. Velcro de ajuste en hombros – 07. Costuras diferenciadas – 08. Cremallera de doble cursor – 09. Bandas anti-deslizantes – 10. Cintas para colgar

Para conservar tu saco en condiciones óptimas y, siempre que tengas algún lugar en casa, lo mejor es que lo guardes estirado y sólo lo metas en la funda cuando tengas que salir de acampada.

 

Además del saco en sí, también resulta muy útil el llevar un aislante o colchoneta. Los suelos de las zonas de acampadas pueden darle una sorpresa desagradable a nuestras articulaciones y músculos cuando despertemos. Con el aislante beneficiaremos a nuestro descanso y estaremos mucho mejor físicamente para enfrentarnos a otra jornada mochila a cuestas.

Como su nombre genérico indica, los aislantes resultan indispensables para aislarnos de la humedad y el frío del terreno y en especial de la nieve. Contribuyen a reducir el deterioro del saco de dormir y además nivelan mínimamente las ondulaciones producidas por las piedras y ramas, aunque pueden resultar muy rígidos para una espalda delicada.

 

LA CARPA

Es fundamental para los campamentos. Tenemos que ser cuidadosos con su elección, sabiendo de antemano el tipo indicado que nos conviene dependiendo de nuestros criterios. Los parámetros más importantes son los que se refieren a la calidad, al tamaño y a la facilidad de montaje. Uno de los aspectos que debemos valorar también es su ligereza a la hora de transportarla. A ser posible, se optará por adquirir una tienda de color claro o estampada en camuflaje ya que así se ahuyenta a los mosquitos y se evita el efecto invernadero. El mercado nos ofrece una variedad de tiendas de campaña muy amplia y son muchos los complementos que pueden ayudarnos a hacer de la acampada una actividad más confortable: ábsides para las mochilas, espacio delantero, suelo integrado, materiales especiales, etc.

 

Elegir la tienda. Para marchas, acampadas y en general para mayoría de las actividades scouts, la tienda de campaña modelo “canadiense” era hasta hace poco tiempo la más utilizada. No obstante en los últimos años se ha puesto de moda la tienda modelo “igloo”, que antes se hacía mucho mas cara, y cuya utilización era casi únicamente para la alta montaña.

 

Entre la tienda familiar tipo “chalet”, grande y pesada, utilizada para las grandes acampadas de mucho tiempo de duración, y la frágil y ligera “igloo”, la tienda “canadiense” era y es, un término medio.

 

Como decíamos últimamente las tiendas “igloo” están arrebatando el carácter popular que antes tenían las “canadienses”. La mayor ventaja de la “igloo” es su poco peso y en algunos casos la rapidez y comodidad del montaje, así como, no tener los molestos mástiles interiores ni el incómodo ábside. La Carpa Igloo aún siendo la más comprada, debe ser analizada en términos específicos, dado que las dieferentes marcas ofrecen módelos de los cuales podemos encontrar considerables sorpresas al momento de acampar, si tienes muchas dudas al momento de elegiar una carpa consulta con tus dirigentes para que te orienten. Pero hay que tener mucho cuidado porque está apareciendo mucha tienda de campaña para consumo masivo, destinadas a novatos y desconocedores de las técnicas de acampada. Este material suele ser tan asequible en el precio como malo en calidad. Algunas prácticamente son de usar y tirar, porque son tan malas que después de usarlas una vez, quedan tan destrozadas que hay que tirarlas. Por todo ello es necesario fijarse muy bien en lo que se compra.

 

– Antes de comenzar a montar la tienda debemos buscar un terreno apropiado.

– En principio conviene evitar lugares húmedos y bajos, eludiendo sobre todo la cara norte de las montañas, los bosques espesos y las orillas de pantanos o grandes ríos.

– Debe de buscarse un sitio resguardado del viento, buscando taludes y barreras de vegetación, pero evitando cauces de ríos o arroyos secos.

– Es preferible un lugar cercano a un riachuelo o manantial y asentado en un terreno llano, a poder ser con una leve inclinación.

– Conviene elegir el lugar con detenimiento y sobre todo a la luz del día, evitando las acampadas nocturnas.

– El terreno preferentemente será seco y compacto, carente de hierbas altas o arbustos. Evitar la arena o la piedra, las estacas siempre deben de quedar bien clavadas, en la arena se soltarían al primer golpe de viento, en la piedra se doblarían y no clavarían.

– Vigilar que no acampes cerca de hormigueros, avisperos, etc.

– Limpiar bien el lugar donde pondras el suelo, de palos y cualquier objeto que lo pueda estropear o lo que es peor, estropear tu espalda.

– Una vez escogido bien el terreno ya se puede empezar a montar la carpa.

 

Montaje de la tienda de campaña: Es conveniente montarla entre dos o tres personas.

Lo primero que se debe hacer es estirar la tienda y colocar el suelo asegurandolo con las estacas colocando en primer lugar las cuatro laterales de forma diagonal. La estaca se colocará con suavidad, no perpendicularmente a la tierra, ya que se soltaría, sino haciendo un pequeño ángulo. Jamás claves una estaca con el pié, lo más probable será que se doble y se estropee, si se atasca, puede ser debido a que tropezó con una pequeña piedra o raíz, muevela para intentar evitarla, si aún así no entra, intentar clavarla en otro sitio.

 

A continuación colocaremos los mástiles: Levantada la tienda debes proceder a colocar las estacas de los vientos, estos deben estirarse en el sentido de la costura e introducir la estaca de forma correcta tal como ya se describió.

 

– Para terminar instalaras el toldo siguiendo las recomendaciones antes señaladas para vientos y estacas.

– Es muy importante que el toldo quede separado de la tienda. La cámara de aire que se forma, es una magnífica protección contra el agua de la lluvia y el calor del sol.

– Si el toldo toca la tienda, lo más probable será que si llueve, por ese lugar pierda la impermeabilidad y entre el agua.

– Además el doble techo debe de quedar siempre liso, sin arrugas de ninguna clase, ya que estas pueden ocasionar también problemas de filtración de agua en caso de lluvia.